vence el miedo . mejora tu autoestima . recupera la confianza . alcanza tus metas
Lo que aprendí de un grillo
Lo que aprendí de un grillo

Lo que aprendí de un grillo

Lo que aprendí de un grillo

Anoche estaba viendo un entrenamiento en Facebook, usualmente si estoy en mi computadora de escritorio escucho a través de sus bocinas, de repente, empieza el chillido de un grillo.

Traté de ignorarlo un rato, pero era muy molestoso así que me puse mis audífonos, aun así se escuchaba muy fuerte, no me dejaba concentrar en el entrenamiento asi que me quité los audífonos y me fui a “cazar el grillo”.

Empecé buscando por mi oficina, pero siguiendo el sonido llegué hasta la sala, cerca de la puerta de entrada era donde se escuchaba más fuerte y de momento, el grillo saltó frente a mis pies… 🔕 Era tan pequeñito que me hizo preguntarme ¿Cómo algo tan pequeño molesta tanto?

Hay muchas cosas pequeñas que molestan al nivel de que te roban la paz, por ejemplo

  • un grillo en la sala
  • una pestaña en el ojo
  • una astilla en el pie
  • una palabra

Así mismo a veces, hay palabras que la gente dice sin prestarle atención, sin darle importancia, sin pensar que tienen ningún peso y hay quien dice que “las palabras de las lleva el viento” pero no siempre es así.

Hay palabras que hieren profundamente sin tener que ser palabras soeces ni insultos.

  • “Por qué no puedes ser como Fulanita?”
  • “La verdad que tú siempre…”
  • “Tu nunca vas a …”

Cada vez que vengan a tu mente estas frases di en voz alta ¡NO, esto no es cierto y no tiene fundamento!

Tú eres tú misma, tienes defectos y virtudes igual que los tiene Fulanita, seguramente, Fulanita querría tener alguna de tus habilidades. “Tú siempre” nada, “tú nunca” nada, simplemente, no es verdad, uno no siempre actúa igual, todo depende del contexto. Estas expresiones son definitivas y abarcan tanto lo pasado como lo futuro, lo cual es absolutamente ilógico, lo único que siempre ha sido, siempre será y nunca va a cambiar es Dios.

Así como yo removí el grillo de mi sala, tienes que remover esas palabras de tu mente. ¿Como hacerlo?

Cuando comiences a compararte con otras personas recuerda que todos estamos en diferentes etapas del camino, todos tenemos diferentes habilidades, todos tenemos diferentes deficiencias, ¿sabes por qué? Dios lo planificó así, para que nos ayudemos unos a otros, para que aprendamos a vivir en servicio a los demás.

Algo de lo que tenemos control es de nuestra capacidad de poder mejorar. Siempre podemos aprender más, siempre podemos estudiar algo nuevo, siempre podemos cambiar nuestros hábitos alimenticios, siempre podemos decidir irnos a caminar por las tardes, siempre podemos cultivar nuestra vida espiritual, siempre podemos comenzar un nuevo hobby, siempre podemos darle la mano al prójimo.

De hoy en adelante cuando estas palabras empiecen a sonar en tu cabeza, recuerda el sonido del grillo y que ese sonido ensordecedor calle esa voz en tu cabeza.

Leave a Reply

Your email address will not be published.