vence el miedo . mejora tu autoestima . recupera la confianza . alcanza tus metas
El precio del triunfo- para triunfar debes estar dispuesta a enfrentar al fracaso
El precio del triunfo- para triunfar debes estar dispuesta a enfrentar al fracaso

El precio del triunfo- para triunfar debes estar dispuesta a enfrentar al fracaso

No dejes que una derrota pasada, te prive de un triunfo futuro

Los atletas son expertos en pagar el precio del triunfo. Este año celebramos las Olimpiadas en Tokio y desde acá, desde las gradas, los atletas se ven “perfectos”, verlos allí, especialmente a los nuestros, nos llena de orgullo (todavía estamos celebrando las pestañas y la flor de maga de Jasmine) y pensamos que llegaron alli sin fracasos, sin lesiones, sin lágrimas, sin sudor, sin problemas.

Sin embargo, detrás de cada triunfo, hay al menos una lesión, un fracaso, una derrota.

Vayamos de nuevo al ejemplo de Jasmine, nuestra medallista de Oro de Tokyo 2020… Muchos no la conocían, pero yo sí recuerdo claramente cuando en Rio 2016 se tropezó con las vallas y fue descalificada… 😭 (Que conste no soy la más deportiva, no juego ni bolita y hoyo, pero a veces estas cosas me entretienen)

Cada triunfo en la vida viene con mucho trabajo “detrás del escenario”, pero también con el riesgo y a veces inevitables lesiones, fracasos o derrotas.

El precio del triunfo, para triunfar debes tar dispuesta a arriesgaste a fracasar
Para triunfar debes estar dispuesta a arriesgarte a fracasar

Para nosotros es fácil ver a un atleta salir al campo, ejecutar su deporte y ganar… lo que no vemos es:

  • la preparación detrás de ese triunfo
  • las horas de prácticas y errores
  • todas las veces que no lo logró
  • todo el sudor y esfuerzo que no produjo ganancia ni siquiera mejoría
  • la frustración de no ser capaz de sobrepasar sus propias limitaciones
  • las lesiones que lo hicieron retroceder y estancaron su progreso

Estos son los que yo llamo el precio del triunfo.

Para triunfar debes estar dispuesta a enfrentar al fracaso

Ahora vamos a analizar como esto se ve también en la vida diaria. El precio del triunfo hay que pagarlo en las relaciones, en los negocios, en el día a día, lo que pasa es que no nos damos cuenta.

Cada proceso en la vida, tiene riesgo de fracasar. Todo es exactamente igual. Alcanzar el éxito, triunfar, requiere lo mismo, independientemente de cual es “el juego”.

Por ejemplo, para triunfar en los negocios tienes que intentar cosas nuevas, crear estrategias de mercadeo, embudos de venta, promociones que muchas veces no funcionan.

Para triunfar en el matrimonio debes arriesgarte y ser vulnerable, debes dar y abrirte y a veces nos arriesgamos a que nos hieran.

Para triunfar en comprarte unos zapatos debes arriesgarte a salir de tu casa, montarte en el carro, exponerte a un accidente de tránsito, “confiar” que consigas estacionamiento y que cuando llegues a la tienda tengan disponible el zapato que te enamora, en el color perfecto y en tu tamaño.

¿Cuál es la solución para poder triunfar en lo que te propongas? ¡NO RENDIRTE!

Volviendo a las Olimpiadas, mientras veía las competencias de clavado, (y el Oro se lo llevó China…) una de las chicas chinas que estaba compitiendo tenía vendajes en los tobillos, en la espalda, en un hombro y en una rodilla.

Ella no se rindió por tener lesiones previas, ella siguió compitiendo aún con sus vendajes puestos, y si esas lesiones le causaban dolor, TE ASEGURO que cuando anunciaron que se habían llevado la medalla de oro, ese triunfo hizo que ella no sintiera otra cosa que emoción y gozo.

NO TE RINDAS QUE LA VIDA TODAVIA NO SE ACABA. INTÉNTALO UNA VEZ MÁS

El crecimiento muscular ocurre como resultado del tejido reparándose a si mismo…. Vuelve a leer. El músculo crece porque fue expuesto al dolor, a rasgaduras, a la fatiga y durante el período de descanso, el músculo tratando de sanarse a sí mismo, creció.

Esto debe ser de donde surgió la frase: “no pain, no gain” Sin dolor, sin fracasos, sin derrotas, no hay ganancia, no hay éxito, no hay triunfo.

Puede ser que tú (así como yo lo fui) hayas sido expuesta al dolor, a heridas, al cansancio, pero este es TU momento de descanso, este es tu momento para sanarte y crecer.

Mantente firme y dispuesta a pagar el precio del triunfo. Un brillante futuro te espera más adelante 🌻

Leave a Reply

Your email address will not be published.