Ayuda para el manejo del estres en cuidadores de pacientes con Alzheimer y otras demencias
Combate la tristeza con este tip
Combate la tristeza con este tip

Combate la tristeza con este tip

Combate la tristeza con este tip

Una de las cosas que escucho frecuentemente de parte de mujeres que son cuidadoras de un paciente con demencia es la tristeza que les produce el cambio en su estilo de vida. Es un sentimiento de pérdida, porque la vida que tenían, como la conocían, ya quedó atrás.

Ahora su vida ronda entre citas médicas, limpieza y desinfección de superficies, tandas de ropa para lavar, cambio de pañales, convencer a su ser querido para tomar un baño, administrar medicamentos y contestar las mismas preguntas una y otra vez.

En este post voy a hablar de un tip que me ayudó a combatir la nostalgia por lo que quedó atrás.

A mi también me pasó, no importa cuan fuerte sea tu sistema o equipo de apoyo durante ese cambio, no importa cuan difícil era antes tu vida en el trabajo, cuan ajetreados eran tus días entre diligencias y compromisos, extrañamos la libertad que teníamos.

La libertad de salir cuando quisiéramos, de dormir hasta la hora que quiséramos, o estar a solas en la tranquilidad de tu casa disfrutando la quietud y calma de la noche… es inevitable que miremos nuestra vida pasada, sintamos nostalgia y la extrañemos.

Esta semana estuve en el supermercado y una señora me detuvo para preguntarme que productos usaba para mantener mi icónico pelo, (imagínate, YO dando tips de cuidado del cabello 🤣 ) Anyway, seguimos la conversación y me contó parte de su historia y de cómo luego de su separación tuvo que abandonar TODO lo que conocía y empezar una vida en un ambiente que le resultaba extraño y al contarme, yo veía la profunda tristeza en sus ojos y sonreía con resignación.

Ya han pasado 10 años desde la ruptura de su relación, pero ella todavía está estancada, de cierto modo, amarrada a ese pasado. Todo cambio es incómodo, aún aquellos cambios que sean para mejorar significan salir de la zona de confort”

Recuerdo que en mi clase de física en la universidad aprendí la ley de inercia, que básicamente dice que todo lo que está en movimiento permanece en movimiento y todo lo que está quieto permanece quieto a menos que una fuerza provoque el cambio.

¿En qué nos beneficia mantenernos tristes por lo que ya no tenemos?

¡En nada!

Por el momento, esta es nuestra nueva realidad y claro que es agotador y claro que hay momentos en que pensamos que no vamos a poder con el empuje y queremos tirar la toalla y claro que a veces queremos estallar… eso es normal, pero, ¿qué puedes hacer para dominar la tristeza que sientes?

Este tip que te voy a compartir, es lo que me ayudó a combatir la tristeza que sentía por el cambio que habia sufrido en mi vida, y es… la técnica de practicar la gratitud. Te explico…

En vez de enfocarme en todo lo que me faltaba, comencé a enfocarme en lo que tenía.

  • Tenía la oportunidad de cuidar al padre que me crió y me cuidó toda mi vida.
  • Tenía una casa con el acomodo para albergarlo.
  • Tenía un esposo comprensivo y amoroso que recibió a mi papá en la casa con mucho amor.
  • Tenía dos hijos dispuestos a ayudar
  • Tenía la flexibilidad de horario, para poder trabajar alrededor de las necesidades de cuidado de mi padre.
  • Tenía un sistema fotovoltáico para energizar mi casa todo el tiempo sin preocuparme por las incomodidades que provocaría un apagón a la calidad de vida de mi papá.

Así que tomé de costumbre enumerar las cosas por las que estaba agradecida.

Ve a la tienda y cómprate una libreta de $1. En la libreta, (journal o agenda, lo que tengas) comienza escribiendo 3 cosas por las que estés agradecida. Al principio será difícil, pensarás: “NO tengo NADA por lo que estar agradecida” ¡Pero sí, si tienes! Te ayudo con tus primeras 3…

  • Tienes vida
  • Tienes Internet
  • Tienes un dia nuevo, lo que significa una nueva oportunidad para que las cosas mejoren.

Si te acostumbras a hacer esto todos los días, cada vez será más fácil poner cosas en la lista y llegará el momento que al ver tantas bendiciones por escrito sonreirás y te darás cuenta de que aunque recuerdes con cariño lo que dejaste atrás, ya no te duele.

¿Te sientes así? Pon tu experiencia en los comentarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *